restaurante
teatro
fundación cultural
artes visuales
talleres
proyectos

historia | prensa | imágenes | contacto

GUSANOS, pinturas y objetos de Roman Maltz
 



"Las uñas en los dedos, las uñas amontonadas en el cajón de la mesa de luz, las uñas en el bolsillo derecho trasero del pantalón, los jabones del mundo, los caracoles de todos los mares, los bonzai de distintas especies, las piedras semipreciosas. 
Los números, la suma de ellos, los contornos, los lados, las patentes. 
Las bolitas de pan, el colesterol malo, el bueno, los triglicéridos. 
El pescado de José Luis, los tallarines de los jueves de Pan y Teatro, la carne de La Brigada, el arroz con pollo de Selquet, la pizza de Albamonte. 
Mi formación de galletitólogo, los mandatos y los legados, el empollador de ideas y decisiones. 
La culpa, la panza, la pera pequeña, las 8 hs. de sueño, el control remoto de la TV. 
El cálculo de los años, la pérdida de memoria, la energía que se agota. 
La insatisfacción, la urgencia, el cilantro, los cominos. 
El insomnio, el Rivotril, las contraseñas infinitas. 
Los nombres olvidados, las enfermedades desconocidas. 
Al final no son tantos los gusanos?"

Román Maltz







Sobre la muestra Gusanos de Roman Maltz

Antes de una idea, antes de un plan o de algún tipo de proyecto conceptual o material, hay en el artista una presión física, una incomodidad en el cuerpo, un tipo de malestar que se vuelve impulso. Viene posiblemente de las tripas, aunque también de una exterioridad otra que invita a moverse; se produce como un doble flujo por una especie de cordón umbilical con ese afuera.
Ese oxígeno enrarecido que proviene vaya a saber de dónde, moviliza al cuerpo a hacer obras. En este caso, las pinturas y objetos de Roman remiten a la condensación que se produce entre voluntad y obsesión cuando se ha encontrado una manera de dar forma, o un hueco, o un canal de salida. Se configura una tripa,  o un cúmulo de espirales concéntricos que se empeñan en abrirse paso como gusanos entre la misma materia de la que se alimentan, con un andar a ciegas entre ruinas deshabitadas o collages atiborrados de gente. 
Estos gusanos parecen reírse del efecto devastador del tiempo, y van dejando los lugares reconocibles para crear ellos mismos nuevas espacialidades cuasi laberínticas. Además sus propios cuerpos, a veces,  se muestran ahuecados conteniendo espacios internos, y otras se perciben  macizos, siempre con una ambigüedad formal donde solo una vez se descubre una cabeza que impunemente sale de las dos dimensiones.
Tripas, extraños cordones umbilicales se abren camino por sobre el desierto, gusanos que se divierten entre las cosas ordinarias y las profundas avanzan sin ninguna dirección precisa, porque el espacio no está solo afuera, es un ir y venir sobre el mismo punto, la misma obsesión: dar forma a un cuerpo que también es capullo que incuba, que es (y abre) espacio y se reconoce en el encuentro con otra materia que se le resiste, la cual hay que atravesar, como hacen los gusanos sobre el mundo orgánico. 
Estos gusanos en lucha lúdica remueven siempre la misma superficie para desanudar, desnudar, desandar los trayectos una y mil veces, movidos por una sinrazón; y dejan finalmente un terreno fértil o una gran obra casi sin darse cuenta y sin querer.

Lucas Marín
noviembre de 2016

Auspician Bodegas VIDELA DORA y CAELUM

restaurante todos los días a toda hora
4932-4299 | 4957-6702
reservas@panyarte.com.ar
BOEDO 880 C.A.B.A

 

teatro & fundación
4957-6922 | teatro@panyarte.com.ar
BOEDO 876 C.A.B.A

 

facebook resto restaurante
facebook teatro teatro
youtube youtube
Ver mapa ver mapa

by multisitios.net