restaurante
teatro
fundación cultural
festivales
artes visuales
talleres
proyectos

historia | prensa | imágenes | contacto


10-06-2013 04:00hs

Como en una ensoñación, el relato fluye en su amplio universo poético

Fabiana Rey: "El legado que dejó Yupanqui tiene que ver con una visión del mundo"

 

Los sábados a las 22.30 en Pan y Arte se presenta "Atahualpa. El rito del silencio", aplaudido espectáculo de Fabiana Rey a partir de los textos y el pensamiento del gran poeta bonaerense Atahualpa Yupanqui.  

Por gustavo grosso - gustavogrosso@edicionnacional.com


En Yupanqui, El rito del silencio, Fabiana Rey se mete de lleno en el amplio universo poético de Atahualpa Yupanqui. Los sábados a las 22.30, en el porteño local Pan y Arte (luego de una brillante temporada en el Centro Cultural de la Cooperación), la actriz, que reparte su tiempo entre el escenario de Boedo 876 y su trabajo en Pol-ka, recorre poemas y relatos del inmenso autor de la llanura pampeana

 

-¿Qué dicen los silencios?

-En esta puesta, los silencios representan el silencio poético, el silencio de la meditación, el silencio que tiene uno mismo con un pesar, el silencio como ausencia. No es solo el silencio literal de la ausencia de palabra, es el silencio del alma. Tiene que ver con ese momento en que una imagen o un sonido pueden acallar los ruidos del mundo, la palabra. Poder quedarse simplemente con uno mismo. "Los ruidos del mundo nos han robado ese sagrado instante en que la hoja suspira su adiós definitivo", se lamentaba Yupanqui. Dentro del espectáculo, los silencios son necesarios para la observación de los signos que nos disparan a infinitos lugares interiores de cada uno. El silencio nos permite adentrarnos a ese universo de observaciones con respecto al mundo de Yupanqui. En un relato llamado "Silencio", Atahualpa dice: "De nada servían (las palabras) si no las apoyaba una conducta, una actitud definida y hasta heroica, un gesto en el que el hombre jugaba el caudal de su sangre o su sueño". Pocas palabras alcanzan, entonces, para "comprender los estados profundos del ser".

 

-¿Cuál es el legado de Yupanqui? ¿Qué sigue vivo?
-El legado de Yupanqui tiene que ver con una visión del mundo, con algo universal, trascendental, cósmico, donde el hombre se descubre como tierra y paisaje, logrando traspasar las fronteras de una cotidianeidad cargada de mensajes que lo alejan del sentir primitivo. Su visión es una forma de pensarse a uno mismo en el mundo, y a partir de allí, observar a los seres, a los ciclos naturales con una capacidad inmensa de abstracción al trajín cotidiano. Plantea una experiencia en un nivel de profundidad monumental en relación a la conexión con la naturaleza. Esa observación que tiene con respecto al mundo se puede ver claramente cuando nombra las características de un muchacho cercano: "Qué alta soledad puede tener un hombre, en mi tierra, para que pueda alguna vez decidirse, por pura soledad acrisolada y alta, a cantarle a su propia sombra. Ya no había para él tal vez un elemento para estimar, para valorar, para incorporarlo a su mundo afectivo a las cosas que le podían doler dentro y tal vez acompañarlo, qué soledad tendría para cantarle a su sombra".

Entendía al hombre inserto en el paisaje, nunca por fuera. Él se comprometía con lo que observaba, no era simplemente un espectador, sino que era partícipe. La transformación que produce en su espíritu el hecho de viajar es uno de los ejes de la obra. Después de todo, para los que llevamos una vida en un contexto fuertemente urbano, Yupanqui puede ser una llave que abre un carácter universal del pensamiento, permitiéndonos captar y experimentar los aconteceres que la naturaleza nos brinda desde otro punto.

 

-Adentrarse en la obra de Yupanqui es casi una ceremonia ¿esa es la búsqueda de tu espectáculo? ¿Qué te propusiste cuando le comenzaste a dar forma?
-Al subtitular el espectáculo como El rito del silencio convoco al espectador a experimentar ese estado de vibración conjunta para que el poeta Yupanqui sea percibido, sentido. Su palabra y su legado están por delante, intrínsecos. Esto se genera a través de un sistema complejo entre imágenes, sonidos, objetos y textos.
Me propuse que el espectador vibre en ese rito, pudiendo quedarse en silencio con sí mismo. Y que le suceda alguna modificación a partir de ver la obra.
« volver

restaurante todos los días a toda hora
4932-4299 | 4957-6702
reservas@panyarte.com.ar
BOEDO 880 C.A.B.A

 

teatro & fundación
4957-6922 | teatro@panyarte.com.ar
BOEDO 876 C.A.B.A
WhatsApp: 115-691-6854

 

facebook resto restaurante
facebook teatro teatro
youtube youtube
Ver mapa ver mapa

by multisitios.net